Se ha producido un error en este gadget.

martes, 2 de octubre de 2012

ADELANTE HACIA EL PASADO

En el resto de Europa apenas se ha divulgado la noticia: los militares griegos planeaban un golpe de estado el noviembre pasado. Esto escribió el periódico griego το βημα . No hay que olvidar que hace dos años fue precisamente el presidente de la comisión europea, José Manuel Barroso que en una reunión ante sindicalistas atónitos en Gran Bretaña dijo el 10 de junio 2010 que la democracia podía colapsar en Portugal, Grecia y España. John Monks, el antiguo líder del sindicato británico TUC declaró que Barroso le había comentado personalmente lo siguiente:

"Mire, si no llevan acabo las medidas de austeridad estos países podrían desaparecer como democracias tal y como los conocemos ahora. No tienen opción. Es lo que hay."

Y yo añadiría: si se llevan acabo, también.

Barroso era el primer político europeo - que yo sepa - que hablaba de "golpes de estado" como una posibilidad cercana en Europa. Nadie reaccionó en aquel entonces. Y hoy tampoco. Barroso sigue en su puesto.

Pero aunque no haya golpe de estado al estilo de antaño, Barroso y sus colegas ya se encargarán de llevarlo acabo por la puerta de atrás. Los acontecimientos de las últimas semanas me dejan solamente una conclusión: se repite la historia.

1. Vamos hacia enfrentamientos civiles de una magnitud no conocida desde los años 60 en algunos países europeos.

2. La amenaza de dictaduras nacionales nos llevará a una dictadura a nivel europeo. Por supuesto por el bien del ciudadano.

3. La salvación del euro y de la seguridad europea será el pretexto.

4. La clase media en los países más afectados podría desaparecer en los próximos años por la la subida de impuestos y la expropiación por medio de la inflación monetaria.

5. Si los ciudadanos no consiguen parar este proceso y se presentan alternativas viables al sistema económico actual (y las hay), dentro de unos años viviremos en un super-estado con tintes fascistas (libertades civiles restringidas, unidad entre gobierno y banca, militarización y vigilancia estatal de la vida pública y privada).

6. ¿Qué alternativas hay al sistema económico?

Tengo algunas sugerencias en mi próximo artículo.