Se ha producido un error en este gadget.

martes, 18 de febrero de 2014

MASCULINO PLURAL

“Señoras, señores, bigéneres, agéneres, andróginos, pangéneres, trans-masculinos, bi-espíritus, intergéneros, neutros, MTFs, FTMs, CISs …”
Así podrían empezar en un futuro discursos o cartas oficiales. Porque el 13 de febrero, Facebook ha cambiado en su versión en inglés la configuración de la pestaña “sexo”. Quedan atrás los tiempos donde la gente tenía que escoger entre “masculino” y “femenino”. Ahora, en Facebook podemos escoger – por lo menos el la versión en inglés – entre 58 definiciones de nuestro género. Además, los usuarios pueden escoger si hay que dirigirse a ellos como “him”, “her” o “them” (él, ella, ellos, -as).
Ya que cualquier innovación que viene de EE.UU. más tarde o temprano se copia en España, estamos ya de sobreaviso. Pronto veremos que también en España se pueda escoger para los formularios en Facebook, para el DNI y los CVs de entre más posibilidades para nuestro género que de platos en un restaurante chino. En las zonas bilingües, tendríamos unos 106 posibilidades, mínimo. Y no quiero ni pensar en las 24 idiomas co-oficiales de la UE, guardián máximo de la corrección política, donde los traductores tendrían de trabajar con 1.392 posibilidades.
Con sus 58 posibilidades para describir nuestro sexo, Facebook rinde honor a la teoría de géneros. Ya no solo se limitan a diferenciar entre el género biológico y social. Que va. Ahora dan un paso más: sus representantes más radicales ya han llegado a negar la existencia o por lo menos la relevancia del género biológico.
En fin, el mundo no se acabará con esta tontería. De momento tampoco se introduce la obligación de ser homosexual en nuestra sociedad. Constatamos simplemente que hay personas que se les causa un sufrimiento psicológico al ser tratados simplemente de hombre o mujer. Para no herir sus sensibilidades nos vamos a adaptar a las 58 posibilidades de Facebook y ver como poco a poco nos acostumbraremos de la misma manera como nos hemos acostumbrados a los “miembras” y “miembros” y otras muestras de progresivismo.
El problema queda para el día a día. Claro, en una conversación de tú a tú no existen menús desplegables con 58 posibilidades. Y son precisamente los que insisten tanto en la identidad del género gramatical y biológico que van a tener un grave problema. En muchos idiomas, entre ellos el castellano, se designan grupos genéricamente mixtos con el masculino plural. Se habla normalmente de politicos, no de politicas, y de mecánicos y no de mecánicas. El nombre para este fenómeno es “masculino genérico”.
 Pero precisamente este masculino genérico es un paño rojo, el último baluarte de la dominación patriarcal y el machismo que existe en España y en el resto de Europa y el mundo.
Por lo tanto no carece de cierta lógica que la universidad de Leipzig (su más ilustre catedrático, Hegel, se revolvería en la tumba al enterarse de ello) en Alemania ha decidido introducir en sus documentos oficiales el femenino genérico. En dichos documentos, a partir del año pasado, siempre se habla ahora de, por ejemplo, catedráticas (“Professorinnen”) cuando se trata de un grupo mixto. Que puede haber catedráticos que no se pueden identificar con esa nueva regulación se asume bajo el apartado “discriminación compensatoria”.
Pero, yo me pregunto: ¿Y que pasa con las otras 57 posibilidades? Pues, es impensable que la universidad de Leipzig y el feminismo mundial quieran discriminar a otros grupos oprimidos por el machismo, el patriarcado y la heteronormatividad usando el femenino plural.
No nos quedará otra que buscar innovaciones en el ámbito lingüístico. Porque con los sufijos el castellano decide tajantemente sobre el género implicado. ¡Qué le vamos a hacer! Para los 56 posibilidades restantes, por lo tanto, urge la creación de nuevos sufijos gramaticales. Algo como: “Estimados estudiantes, estudiantas, estudiantos, estudiantisimos, estudiantisimas, estudentores, estudentoras, estudentisas, estudentosos, estudentises, studenta, studenti, studentos, studentas, etc.
Pero claro, seamos sinceros: ¿quien va a ser tan políticamente correcto? Ni siquiera Facebook y la universidad de Leipzig. Entonces quiero hacer la siguiente propuesta: tenemos que introducir el principio de rotación.

Al inicio de cada año se decide cual de los 58 posibilidades rige en este año. En los documentos electrónicos sería fácil hacer el cambio correspondiente de cada año. Y en este año el término correspondiente incluiría las demás 57 opciones. Y cada 58 años tendríamos de nuevo la forma clásica: el masculino incluso en el plural. Y los que tienen problemas sicológicos con esta forma, cada 57 años pueden tomarse un año sabático y retirarse a un lugar aislado – opción que yo les recomendaría de todos modos hasta la imposición obligatoria de mi propuesta.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta leerte,no te detengas y un abrazo.

Daniel

Anónimo dijo...

http://blog.iese.edu/nuriachinchilla/2014/07/no-mas-lavado-de-cerebro-en-noruega-desmontan-el-mito-de-la-ideologia-de-genero/