Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

LA FED SIGUE CON SU BORRACHERA

Hoy era el día: Bernanke iba a anunciar a las 20.00 h si el Banco Federal sigue comprando deuda federal o no. Los "expertos" esperaban que iba dejar a comprar deudo poco a poco. Otra vez se equivocaron. ¿Por qué? Porque no pueden hacerlo. La "recuperación" económica de EE.UU. se debe a su política inflacionista. Así de sencillo.

Por la misma razón por que un alcohólico no dejará el alcohol, el gobierno no dejará de emborracharse con dinero barato. Un alcohólico necesita un milagro para dejar de beber. Porque cada vez que lo hace se siente bien. Pierde la noción de la realidad. Así funcionan el gobierno federal y el banco federal.

Bien. Las bolsas pueden celebrarlo hasta que se oye el "rien ne va plus". Los prudentes recogerán sus beneficios pronto. Los tontos siguen el juego. Hasta que la baraja de naipes caiga.

En cuestión de minutos, el precio del oro subió un 2,7% y el euro frente al dólar casi 1%. El mensaje me parece claro: Fed y el tío Sam, ambos alcohólicos, no pueden dejar la bebida.

martes, 10 de septiembre de 2013

SUPERAVIT EN GRECIA Y SAN MARINO ACABA DE CLASIFICARSE PARA EL MUNDIAL DE FUTBOL

¿No habíamos escuchado y leído que todo va estupendamente en la zona euro? ¿No nos contaron que incluso Grecia había conseguido un superavit en los primeros meses de este año?

Pues, va a ser que no. El perro vuelve a su vómito. Perdón por el vulgarismo, pero la cita sale en la Biblia (2 Pedro 2:22). El perro es en este caso el gobierno griego y lo vomitado es ... digámoslo suavemente: su notoria tendencia de no decir la verdad. En otras palabras: el gobierno y sus ministros mienten como bellacos. Es lo que une gobierno y oposición. Y no solo en Grecia. Veamos:

Según el doctor Fragkiskos Koutentakis de la Facultad de Ciencias Económicas de la universidad de Kreta lo del superavit es una mentira como una casa. Lo dice en su blog . Traducido al castellano:

De superavit nada de nada, porque no se tomaron en cuenta todo lo que cuesta dinero, por ejemplo el pago de los intereses de su inmensa deuda. El gobierno griego también se ha "olvidado" de incluir las devoluciones de Hacienda, etc. etc. Así cualquiera consigue un superavit.

Me temo que aquí alguno pronto perderá su puesto pagado por el gobierno. De todos modos, Koutentakis lo escribió en el idioma de Sókrates y hasta que los electores en Alemania se enteren habrán pasado las elecciones. Porque sus medios de comunicación no lo publicarán.

Hoy nos enteramos que Francia tampoco cumplirá. Su ministro de finanzas, Pierre Moscovici acaba de anunciar que Francia no conseguira la meta de bajar el nuevo endeudamiento al 3,7 %. 

¿Qué la crisis está acabando? A mi me da la sensación que a partir del 22 de septiembre habrá más crisis que nunca en las portadas de nuestros periódicos porque de momento prefieren pasear silbando por el bosque.

jueves, 5 de septiembre de 2013

CRASH

Aunque en los últimos días gobierno y oposición celebraron el fin de la recesión en España y van Rompuy anunció ayer que la crisis del euro ha terminado, nada indica que llevan razón. Hay riesgos importantes. Y los factores de esos riesgos forman en inglés la palabra "crash". Curioso.

Veamos las letras:

"C" de conflicto político. Cada día se hace más probable una intervención militar de EE.UU. en Siria. La lógica de la necesidad de esta intervención es convincente. Alguien lo expresó así: En Siria, sirios están matando a sirios. Para que dejan de hacerlo, EE.UU. tiene que matar a sirios, para que dejen de matar a sirios. El caso es que haya guerra y unidad nacional. Esto siempre ayuda a políticos incompetentes. Por lo menos a corto plazo. (Entre paréntesis: es curioso que 12 años después del 11 de septiembre, el gobierno de EE.UU. presta de nuevo ayuda a "Al Qaida", como ya lo hicieron en su momento en Afganistán. Tal vez y al fin y al cabo han llegado a formar una simbiosis de utilidad).

"R" de "rates" (intereses). Los intereses de los bonos norteamericanos a 10 años casi se han duplicado en los últimos meses. Muchos inversores retiran sus inversiones de países como Brasil, Sudafrica, India, Indonesia y Turquía para invertirlo en EE.UU, supuestamente puerto seguro para su dinero.

"A" de "Asia". Esto significa que el sistema financiero en estos países puede sufrir un colapso en cualquier momento. Los que más expuestos están a un grave problema son los países asiáticos. Y en esto no hay que olvidar a China. Hablando de la India: la moneda del segundo país más poblado del mundo ha sufrido una devaluación del 30%. Recordemos: en 1997 cayeron varias divisas asiáticas lo que causó una grave crisis económica en estos países. 15 años más tarde, la conexión de los mercados es tan estrecha que esto tendría repercusiones en Europa también.

"S" de "speculation". Como ya escribí la semana pasada, el auge de la bolsa en Nueva York, pero también de las plazas europeas, se financia a base de créditos en un nivel que fue alcanzado la última vez en el 2000 (crisis de los dot com) y en el 2007 (comienzo de la crisis financiera actual).

"H" de "housing". La rápida subida de intereses ha parado la recuperación del sector inmobiliario en EE.UU.

Si esto fuera poco, el 22 de septiembre hay elecciones en Alemania. De momento se hace todo lo posible para no hablar de los problemas en Europa, para no inquietar aún mas al electorado alemán. Es posible que por primera vez entre un partido anti-euro en el parlamento alemán, lo cual complicaría mucho la formación de un nuevo gobierno. Según algunas encuestas, este partido tiene un potencial de hasta el 10% de los votos. Por lo tanto: "shhhhh". Aquí no hay problemas. Solo éxitos.

En cuanto pasen las elecciones, se acabó la tranquilidad. Lo veremos. Un problema de gobierno en Alemania podría hundir las bolsas en el viejo continente.

Y casi desapercibido, el oro se está recuperando de la caída del 20% que sufrió en primavera. Aunque Soros dijo que ya no tenía oro y que lo había vendido todo, no le creo ni una palabra. Habrá hecho justo lo contrario - como lo hacen muchos bancos centrales, por cierto. Los buenos inversores nunca dicen la verdad sobre lo que hacen.

Estos hechos hablan más que las palabras de los políticos.

¿Recuperación? No me hagáis reír.