Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 29 de junio de 2012

PANICO EN EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (V)

De momento tenemos por lo menos un fin de semana al mes con alguna reunión de urgencias a nivel europeo, entre presidentes y sus ministros de finanzas. Normalmente se reúnen los sábados para deliberar como pueden salvar al sistema. El domingo sale normalmente la declaración conjunta. Y esta declaración siempre habla en términos generales. Dentro de un mes (pero últimamente ni tarda tanto) los problemas vuelven a surgir y toca la siguiente reunión.

Cada vez que hay una cumbre, los inversores aguantan la respiración a ver si se ofrece alguna solución el domingo por la tarde. Como las soluciones nunca llegan, la bolsa cae el lunes y el martes.

Todo el mundo debería saber que no habrá solución. Por ejemplo, lo que se decidió ayer en la cumbre europea tampoco es solución - aunque la bolsa sube hoy.

La introducción del euro ha creado un sistema económico completamente nuevo en Europa. Este sistema se está desintegrando ahora. Lo de ayer fue una victoria de los que apoyan una política de la deuda común: los PIIGS y Francia. Otra vez, se ha ganado un poco de tiempo pero con cada tiempo que se gane, la catástrofe será mayor. Y esto ocurre como muy tarde cuando Alemania se encuentre en la situación donde los PIIGS están ahora. Es solo cuestión de tiempo. Posiblemente de poco tiempo.


Los líderes de la clase política europea nunca han tenido que tratar con un problema de esta magnitud. Claman por cortafuegos, pero el fuego está fuera de control. No existen cortafuegos para impedir la insolvencia de un gobierno tras otro

¿Qué tipo de cortafuegos puede crearse para un banco grande que acaba de perder la mitad del valor de los bonos que compró a un tipo del 3 % ahora que el tipo está alrededor del 7 %? Cada vez que la tasa de interés se duplica, el valor de los bonos baja como mínimo un 50%.

En la zona euro, 17 países dependen del mismo banco central, pero este banco no marca la pauta. Su presidente vuelve a decir una y otra vez que depende de los políticos de buscar una solución. Lo mismo dice Bernanke en EE.UU. Los dos presidentes de los dos bancos centrales mayores del mundo dicen los mismo: ¡qué los políticos busquen una solución! Pero esto es precisamente lo que los políticos no quieren. Estos políticos han sido educado e adoctrinado en el principio que los bancos centrales resolverán todos sus problemas con la creación de dinero artificial, comprando la deuda de sus gobiernos. Esto siempre ha sido la excusa para tener un banco central. Allí está el ejemplo de EE.UU.

El BCE se encuentra con un problema muy gordo. Bajo su jurisdicción se encuentran los bancos más grandes de la zona euro. Tiene la obligación de salvar a todos los grandes bancos que lo necesiten.  Porque si no lo hace, la gente y los inversores retirarán su dinero: habrá un bank-run.

(continuará)

      

      

      


    

       
      

       

jueves, 28 de junio de 2012

PANICO EN EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (IV)

Con esta situación, la única manera de salvar al sistema es arriesgarse a destruirlo. La única forma de salvar al euro es arriesgarse a destruirlo. Es así porque solamente hay dos posibilidades para salver a los grandes bancos:

1. A través de la hiperinflación. Esto permitiría a los bancos seguir funcionando y los que prestaron dinero pueden pagar sus deudas con la venta de inmuebles u otros bienes con euros ya sin valor.

2. A través de una estrategia que de momento parece ser la opción del BCE: evitar la hiperinflación con la "inyección de liquidez" a los grandes bancos a un interés bajo. Estos bancos a la vez tienen que buscar clientes que piden un crédito, siempre que los clientes sean solventes y si es que encuentran suficientes clientes, según la regla que un banco solamente te presta dinero cuando puedes comprobar que no lo necesitas.

La segunda opción llevará a una recesión económica. El BCE ha creado dinero de la nada. Los bancos comerciales han prestado dinero a gobiernos insolventes. Estos gobiernos no podrán pagar sus créditos si hay una recesión. Pero si el BCE se niega a nuevas "inyecciones" de dinero (es decir: crear dinero de la nada) la recesión es todavía más segura. El boom artificial de los años de Greenspan se ha cargado el sistema.

En el sistema bancario europeo no hay nada como el FDIC (Federal Deposit Insurance Corporation). Ningún gobierno europeo tiene la capacidad o el poder legal para prestar dinero a uno o varios gobiernos de otros estados. No hay una fiscalidad común en Europa, lo cual significa que un gobierno puede entrar en una deficit cada vez mayor aunque teoricamente está prohibido. Esto significa que los gobiernos cada vez necesitan más dinero para financiar esos deficits.

En resumidas cuentas, el sistema ha llegado a sus limites. Los pocos prestamistas con suficiente dinero para poder prestar dinero a gobiernos insolventes ahora se niegan a firmar los cheques. Por eso, España paga de momento más del 7% de interés sobre sus préstamos. Los que prestan dinero en estas condiciones acabarán como los listos que prestaron dinero a Grecia antes del 2010. Verán como el valor de sus inversiones caerán en picado mientras que los tipos de interés alcanzarán dos dígitos (casi el 30% en el caso de Grecia para bonos a 10 años). La única manera de evitar esto es que el BCE interviene y con dinero creado de la nada presta al gobierno español.

 
(continuará)

miércoles, 27 de junio de 2012

PANICO EN EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (III)

En esta cadena de dinero creado de la nada, crédito y deuda, el BCE es el prestamista final. Es el prestamista final porque tiene la autoridad de crear dinero de la nada. Puede comprar deuda soberana de los estados miembros del euro y puede prestar dinero a la banca para que la banca puede comprar los pagarés de los gobiernos.

Todo el conjunto político y económico que conocemos como "Unión Europea" depende de un sistema que se denomina "banca de reserva fraccional". Y este sistema ha llegado a sus límites. El día de la verdad ha llegado. De hecho, este sistema va a vivir dos días de la verdad.

1. El primer día de la verdad ya a empezado. Los ahorradores en los estados PIIGS están retirando sus depóstitos bancarios.

2. El segundo día de la verdad viene por parte de los países insolventes que han recibido miles y miles de millones de euros en préstamos de los bancos.

El "bank run" ya es una realidad en Grecia desde hace meses y en España ya ha empezado. Este "run" amenaza la capacidad del gobierno griego de seguir recibiendo préstamos. El gobierno griego necesita a los bancos para recaudar impuestos. Si los bancos colapsan, Grecia colapsará también.

En esta situación el BCE tiene el poder de rescatar al sistema. Todo en Europa depende de un sistema bancario que funcione. Y esto es el riesgo que hay de momento.

Por lo tanto, nuestro sistema bancario actual depende del monopolio que un gobierno concede a un banco central. En el caso europeo se trata de más de una docena de gobiernos que lo hacen. El BCE es, por lo tanto, el agente de los grandes bancos comerciales europeos. Estos bancos ahora están amenazados por la insolvencia porque tienen papeles tóxicos, es decir: acciones, bonos, etc. con valor real cero, extendidos por sus sucursales multinacionales dirigidos por gente que no tienen/ tenían ni idea de las verdades básicas de economía y finanzas.

(continuará)

martes, 26 de junio de 2012

PÁNICO EN EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (II)

Pero ahora, el cuadro ha cambiado completamente. De repente, los bancos dependen de los gobiernos: son ellos que tienen que "salvar" a los bancos. Y el Banco Central Europep (BCE) es "el salvador" de última instancia. Pero de momento, el BCE no se mueve, por lo menos no mucho. No quiere o puede rescatar a Grecia, Italia y España.

Los gobiernos de los famosos PIIGS (Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España) que extendieron los famosos pagarés a los bancos del norte de Europa están técnicamente insolventes. En cuanto Grecia se declare insolvente - y lo hará - las pérdidas incrementarán aún más. Cuando pase lo mismo a España - y pasará - las pérdidas se incrementarán mucho más todavía. Y cuando le toque a Italia - y le tocará - todo el sistema bancario europeo colapsará.

Pero, los gobiernos van a hacer todo lo posible para que esto no pase. ¿Dónde está la salvación?

Solo hay dos factores que hoy por hoy pueden salvar al sistema bancario europeo:

1. El BCE
2. Los contribuyentes de Alemania cuyo gobierno se ha empeñado extender el poder de la Eurozona sobre el resto de Europa. Estos políticos están dispuestos (aunque hoy por hoy dicen todo lo contrario y Europa les odia por ello) a firmar los pagarés necesarios a cargo de sus ciudadanos con tal de conseguir esta consolidación.

Ahora, solamente hay un pequeño problema: los gobiernos del norte de Europa no tienen el dinero para prestarlo a los PIIGS. Ellos mismos tienen que pedir dinero a tasas de interés que van subiendo (también Alemania, por cierto). Si esto fuera poco, se ven con el problema adicional de tener que garantizar la operatividad de sus propios bancos comerciales.

¿Quién le va a prestar el dinero a Alemania para rescatar a los PIIGS? ¿Dónde están los inversores que piensan que esto es una buena idea? En la medida que suben los intereses para la deuda soberana la respuesta es: cada día hay menos. Y cuando los intereses a largo plazo suben, los intereses más bajos a corto y medio plazo se convierten en un mal negocio para sus dueños.

Por un lado, los inversores tienen que disponer de los fondos para comprar bonos estatales, es decir: para prestarlo a los gobiernos. Y los gobiernos necesitan este dinero para inyectar capital a la banca. Pero ahora surge otro problema: para pagar los bonos, los inversores tienen que transferir el dinero desde sus cuentas bancarias. Pero ¿Qué pasa si su banco de turno se queda sin fondos?


(continuará)

lunes, 25 de junio de 2012

PÁNICO EN EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (I)

El siguiente análisis voy a publicar por partes. Espero que después de haber leído la última parte, dentro de un par de días, a ninguno de los seguidores de este blog le quepa la menor duda de lo que nos está esperando. No será una lectura fácil, ni agradable. Pero te recomiendo que sigas leyendo.

Por primera vez en décadas, los gobernantes de este mundo (o el nuevo orden mundial) se están enfrentando a una crisis que es de tal tamaño que su propia supervivencia está en juego. Por primera vez en décadas esa gente tiene miedo. No hay muchos que caen en esta clase. En su libro "Superclass", el autor David Rothkopf estima que hay unos 6,000 personas que están en la cabeza de la pirámide que gobierna e influencia este mundo.

No cabe ninguna duda que la crisis en Europa es mucho peor que nada que esta élite de líderes jamás ha visto en su vida. La última vez que en Europa pasó algo así, el Viejo Continente iba diretamente camino a la Segunda Guerra Mundial.

Desde la Segunda Guerra Mundial, EE.UU. ha liderado Occidente. A través del plan Marshall, EE.UU. puso el dinero para mantener a los gobiernos europeos a flote. EE.UU. financió mayoritariamente la OTAN para limitar la influencia de la Unión Soviética.

Pero los tiempos han cambiado. EE.UU ya no está en condiciones de rescatar a nadie. La nación líder de occidente tiene un déficit catastrófico. Europa se da cuenta ahora que en cuanto a las finanzas tiene que depender de si misma. Si hay alguna solución para la crisis europea actual, esta solución tiene que venir de Europa.

Hoy por hoy el entero sistema bancario europeo está en peligro. Los bancos están bajo una enorme presión: han hecho tremendas inversiones a intereses bajos en bonos de gobiernos que técnicamente son  ahora insolventes. Vamos a decirlo claro: no hay ninguna posibilidad (NINGUNA) que ninguno de estos bonos jamás será pagado por estos gobiernos. De hecho: nunca ningún gobierno pensaba en pagarlos. Estos bonos fueron diseñados para mantener a los contribuyentes europeos en contínua servidumbre al sistema bancario.

(continuará)

miércoles, 13 de junio de 2012

ESTADOS UNIDOS DE EUROPA

El 9 de mayo escribí en este blog:

"En la UE estamos ante una encrucijada que nos deja principalmente dos opciones:

a. Una nueva fragmentación en estados nacionales que en el futuro serán cada vez menos democráticos y en una medida creciente en manos de líderes con aspiraciones totalitarias.

b. La creación de un super-estado europeo - en contra de la voluntad de sus ciudadanos - que asume cada vez más competencias.

En mi opinión, la segunda posibilidad es la más probable."


Un mes más tarde se puede leer en la página oficial del gobierno alemán lo siguiente. Sale en una entrevista con la canciller Merkel (traducción mía):

 "No solamente necesitamos una unión monetaria, sino también una unión fiscal ... . Y necesitamos sobre todo una unión política. Es decir: tenemos poco a poco que ceder competencias a Europa y permitir que Europa tenga la posibilidad de controlar."

"Unión política", "controlar". Definitivamente vamos por la opción b.

Se vislumbra una unión política europea en contra de la voluntad de la mayoría de sus ciudadanos. Esto se llama dictadura. Pero en vez de muchas dictaduras tendremos una solo. Porque nuestros gobiernos aparentemente saben lo que es lo mejor para nosotros. Así que: será mejor que nosotros nos preocupemos de lo nuestro: ¿Quién ganará la Eurocopa?

MAÑANA ES AYER

Niall Ferguson y Nouriel Roubini avisan hoy en el Financial Times que los acontecimientos de 1933 podrían repetirse a nivel europeo. Estoy plenamente de acuerdo. En 1931, Europa fue asolada por una crisis financiera que finalmente dio paso a la llegada de poder de Hitler. Esto ocurrió - no me canso en repetirlo - de forma democrática. Y a la vez, el 30 de enero de 1933 era el fin de la democracia en Alemania.

Estamos en el umbral de la implantación de medidas que significan el mayor atentado al sistema democrático desde los años 30 del siglo pasado.

Solo en los últimos días se podía leer en la prensa de la posibilidad de

- una limitación en el uso de los cajeros automáticos
- una limitación en el libre movimiento de dinero DENTRO de la zona euro
- disturbios y enfrentamientos civiles en varios países europeos.

La caja de la pandora ya está abierto. Si alguien tiene ganas, puede leer en la hemeroteca (margen derecho) de mi blog lo que escribí sobre este tema hace dos y tres años.

No me gusta ser repetitivo. Y que nadie diga que no se veía venir. Lo que nos ha llevado a este embrollo no era en primer lugar una filosofía política equivocada, sino una teoría económica equivocada. El lema era: disfruta hoy y paga mañana. O mejor todavía: no pagues.
El credo de esta religión, el keynesianismo, es: creo en el endeudamiento ilimitado y Keynes es su profeta.

Nuestros gobiernos han financiado nuestro estado de bienestar - que tanto nos gusta - con deudas. Y ahora hemos llegado al final de este camino.

Lo que hace 3 años era un tabú, ahora está en la agenda política y financiera.

Lo que ahora viene es el ocaso de los dioses.

Por cierto: ¿Has pensado alguna vez lo que viene después de los Keynes, Krugmans, Bernankes y sus discípulos europeos?




viernes, 8 de junio de 2012

SPEXIT

Spexit. No se trata de una palabra latina. Es la expresión recién creada que significa: "Salida de España del Euro".

En mi último blog hablé de este tema. Hoy el portal alemán "banking.portal" dibuja el mismo cuadro. Me alegro que no soy el único que baraja esta posibilidad. Porque mi intención es decir la verdad. Esa verdad que muchos no pronuncian.

Al mismo tiempo se escuchan cada vez más voces que piden una unión política europea - no solamente monetaria y fiscal. Este nuevo superestado gobernaría con una legislación especial que no fue votada por los ciudadanos. Es una forma de introducir la dictadura por la puerta de atrás.

Ocurrió en Alemania en 1933, cuando Hitler fue elegido democráticamente. Se llamaba "Ermächtigungsgesetz" (Ley Habilitante). La historia - me temo - se repite.

Me reafirmo en mi análisis ya publicado antes aquí: Europa tiene dos posibilidades: la fragmentación y el final de la Unión Europea (y por supuesto del euro) o la unión política, económica, financiera y fiscal.

Una cosa sin embargo ya es segura: el euro tiene sus días contados y posiblemente solo le quedan meses.

Por cierto: nunca recibí más reacciones de mis lectores que al último blog. Una pregunta se repetía:
¿Qué hago con mis ahorros?

Mi respuesta: todo menos dejarlo en manos de un banco.

La desvalorización del euro es inevitable. En la prensa europea y mundial se habla ya de sacrificios importantes que los españoles tienen que hacer. Aquí no se menciona el tema apenas. Pero la escritura está en la pared. De momento se han pesado a los bancos - y son demasiado ligeros.