Se ha producido un error en este gadget.

martes, 29 de julio de 2014

CARTA ABIERTA A UN EX-AMIGO (DE EYTAN CHITAYAT)

Desde hace algunos meses prácticamente no he publicado ningún artículo en este blog. Estaba muy ocupado con otras cosas. Normalmente aquí hablo de economía y finanzas. Raras veces de otras cosas. Pero esto va a cambiar hoy. Voy a abrir espacio para publicar una de las cartas más emocionantes y clarificadoras que he leído en mucho tiempo. La desinformación en nuestros medios de comunicación aquí en España ha llegado a influenciar a mucha gente a dar su apoyo a una organización terrorista, llamado Hamás. Me llena de vergüenza ajena ver a nuestras ciudades llenas de personas gritando lemas antisemitas y anti-israelíes. Luego nos dicen que no, que no están a favor de Hamás, sino a favor del pueblo palestino. Si fueran a favor de pueblo palestino pedirían a gritos que se libere Palestina y Gaza de una vez: de los terroristas de Hamás.

El autor de la carta es israelí. Se llama Eytan Chitayat. Leí su carta en su muro de facebook. Y le pedí el permiso de poder traducirla al castellano. Si hay errores de traducción, es mi responsabilidad. No conozco a Eytan Chitayat personalmente. Pero me he convertido en su vecino, su amigo y aunque vivo lejos de Israel, es como si viviera allí. Sí, Eytan tiene razón. Es algo muy personal.

Aquí viene la carta.

Una carta abierta a un ex-amigo:

No sé como escribir esto sin parecer a las personas que no quiero imitar, pero a veces uno tiene que escribir lo que siente. Y lo que voy a escribir es lo que siento. El otro día borré a un “amigo” de mi lista de amigos en Facebook. Para decir la verdad, no era realmente un amigo. Era un conocido de trabajo cuyo talento yo respeto. Pero esto es todo.

Le borré de mis amigos porque había cruzado una línea. No me importa que no me preguntaba como estamos en Israel en estos días. Cada uno tiene sus problemas y nosotros tampoco somos el centro del mundo. No fue por eso.

Él empezó a poner vídeos e imágenes que están plagados de antisemitismo y de unos conceptos que dilatan que sus autores claramente odian a mi país. Vi estas publicaciones en su muro.

El vídeo de un parlamentario inglés que estaba tan lleno de retórica antiisraelí que estaba rozando el odio. Vi una publicación suya, donde Robert de Niro supuestamente llama a Israel un estado de apartheid. En realidad, él nunca había dicho tal cosa. Era uno de estos posts que fomentan la mentira

El cruzó una línea el otro día – en aquel día donde 13 soldados israelíes, padres, hijos y hermanos, murieron cuando intentaban defender a mi país. Personas que fueron metidos en una guerra que no deseaban pero que asumieron para proteger a sus familias, a sus amigos y a su país – entre otros a mí. Una guerra, donde ahora otros van a luchar, porque no luchar significa perecer. No estoy hablando de perder nuestro país, sino con todo lo que pasa en Oriente Medio – que no tiene nada que ver con nosotros – de perder nuestras vidas.

Cruzó una línea en los siguientes 10 días en los cuales los ciudadanos de Israel fuimos bombardeados del norte al sur en nuestro país con misiles que tenían el fin de matar a israelíes, irespectivamente de su sexo, edad y religión (tenemos más de un millón árabes con pasaporte israelí dentro de nuestras fronteras con plenos derechos ciudadanos). Y mientras que escribo esto, volviendo de un día de trabajo, tengo que acostar a mi hijo en su cuna bajo el bombardeo de misiles.

Cruzó otra línea, cuando se dio cuenta que le había borrado de la lista de mis amigos, diciendo que era curioso ser borrado simplemente por publicar una afirmación de un parlamentario. Y que como judío me debería dar cuenta que nunca se puede justificar las matanzas de civiles (no voy a publicar su identidad, por supuesto).

En primer lugar, ahórrate las frases que empiezan “como judío”. No tengo que ser judío para darme cuenta que las matanzas de civiles no tienen justificación. Para esto es suficiente simplemente ser una persona humana decente.

En segundo lugar, me importa un bledo que se trataba de un parlamentario. Dijo cosas que eran mentiras repugnantes. Y la historia está llena de diputados que no se enteran.

Y en tercer lugar: ¿De verdad somos genocidas? Mi país acepta una tregua propuesta por Egipto en dos ocasiones y Hamás sigue disparando. Ellos apuntan con sus misiles a civiles mientras nosotros hacemos lo posible y lo imposible para evitar que civiles mueran, avisándoles por teléfono y lanzando octavillas de aviones, para darles la ocasión de huir a tiempo. Esto no tiene precedentes en la historia. Nosotros dejamos Gaza hace 9 años para darle a la paz una oportunidad y desde hace 9 años recibimos a cambio misiles, odio, túneles subterráneos con el propósito de entrar en territorio israelí para que los radicales pueden secuestrar y matar a judíos. Esto es lo que recibimos a cambio de abandonar Gaza hace 9 años. Y ¿nosotros somos los genocidas?

No, tonto, asesinos no se comportan así. Estoy cansado de escuchar el argumento que gente dice que es una guerra injusta por parte de Israel porque han muerto más gazatíes que israelíes. O que la gente dice que no deberíamos quejarnos porque somos más fuertes que ellos.

Mi corazón se rompe por cada persona inocente, irespectivamente de su bando, inocentes palestinos e inocentes israelíes. No importa.

Pero no vamos a pedir disculpas por querer sobrevivir. Por haber sobrevivido el lanzamiento de misiles que querían matarme. Tenemos un sistema defensivo, refugios, protocolos de evacuación y gobiernos que se preocupan de nosotros. No, no pediré disculpas por seguir con vida gracias a las medidas de precaución. Porque tenemos una cultura que celebra nuestras vidas y los cuida en vez de mandar a niños de 10 años a combatir y a inmolarse.

No pediré disculpas por tener un negocio, una casa, una familia y amigos aquí que quieren vivir una vida normal en paz con nuestros vecinos. No pediré disculpas por existir y lo único que quiero es co existir pacíficamente con vecinos que me aceptan.

Pero no es esto lo que Hamás quiere.

Y quiero ser muy claro: Hamás intenta matarme a mí. A mi familia. A nuestro bebé. A todos nosotros aquí. Esta es su intención. A ver si de una vez lo comprendéis: esto es lo que está pasando. Y es algo muy personal. Para todos nosotros aquí.

Los civiles israelíes – gente como yo – somos blancos para morir. Los palestinos inocentes en el otro bando están muriendo porque mi ejército está intentando protegernos de criminales que operan en estas zonas y lanzan misiles a mis ciudades. Si palestinos inocentes mueren es por los yihadistas y terroristas (otros nombres para criminales), y no  por el estado de Israel que intenta a proteger a sus propios ciudadanos como cualquier país en este mundo lo haría. Personas inocentes morirán y esto es terrible y feo. Pero tenemos que hacer lo que tenemos que hacer ahora. Y no lo digo para justificar. Simplemente te cuento como está la situación. Y puedes creerme: ya estamos pagando un precio muy alto en nuestro pueblo. Familias que nunca jamás se reunirán, jugarán o se cogerán de las manos.

Esto no es un juego. Estaba hablando con mi padre esta noche y me avisó, como lo suele hacer un buen padre, bendito sea, de no publicar mi opinión en facebook. ¿Para que? El solamente quiere proteger a su hijo, sabiendo que encontraré oposición

Nos callamos en los años 30 del siglo pasado y mira a donde nos ha llevado esto. Creímos que el sentido común prevalecería y no queríamos creer que había personas que eran capaces de tanta maldad. ¿A que ha servido? Trenes que iban directamente a las cámaras de gas, cámaras construidos por auténticos genocidas. Y están ahora todos aquellos que hoy siguen directamente a las huellas de los nazis y que dicen que quieren ver a todos los judíos muertos y toda Israel borrada de la faz de la tierra. Y esto lo pone en el preámbulo de los estatutos de Hamás. Lo digo en serio, léelo. Y ¿por qué? No por una tierra “robada” o la política sino porque es gente equivocada, llena de odio que ha perdido el norte. Porque cualquier persona a la cual le importa su propio pueblo lo más mínimo intentaría construirles un futuro y no usarlos para inmolarse para luego encontrarse en el más allá con 72 vírgenes.

No, no me mantendré callado mientras se siguen divulgando mentiras sobre mi país, mi gente, mi cultura, mis valores. Seré el primero en condenar a mis gobernantes y mis conciudadanos cuando hagan el mal. Y lo hacemos. Pero en este asunto llevamos la razón y no me callaré.

Si todavía alguien no entiende lo que acaba de escribir, si alguien todavía no capta, si alguien de mis amigos todavía publica mensajes antiisraelíes en un tiempo donde más de 500 palestinos han muerto trágicamente en este conflicto, pero a la vez se callan cuando casi 200,000 árabes han muerto por árabes en estos últimos años. Si no escribes sobre Asad que usa armas químicas contra su propio pueblo, si no escribes sobre ISIS que ha crucificado a ocho cristianos el otro día y que dicen a los cristianos iraquíes que tienen que pagar un impuesto o morir, si solamente criticas al estado de Israel que hace literalmente todo que puede para evitar perdidas de vidas de civiles, si lo único que haces es hacer nada en aquellos casos y luego sacas tus posts con toda la basura antiisraelí, mientras que los misiles apuntan a mi casa, a mi familia, a mis amigos, mientras nuestros hijos luchan para protegernos, si simplemente sientes tener que publicar esta basura sin entender nuestra conexión con este país, si participas en las manifestaciones antisemitas y anti Israel en Francia, Turquía, Berlín y la mayoría de los países árabes e incluso en EE.UU. …

… Pues entonces bórrame de tu lista de amigos, porque con toda probabilidad no eres mi amigo.

Créeme, si alguien intenta matarme, esto es algo personal. Y si aportas tu grano de arena para ayudar a otros a conseguir este fin, entonces bórrame de tu lista de amigos. Porque puedes tener el odio y los que tuercen la verdad y los malignos y los que están pervertidos en su pensamiento – o puedes tenerme a mi . Pero no puedes tener ambos.

Shalom

Eitan Chitayat, Israel