Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 1 de abril de 2009

TOPOLANEK - LA EXCEPCIÓN

La República Checa no forma parte de los G-20. Es una pena. Porque el jefe de gobierno de este país - que la semana pasada perdió una moción de censura en su parlamento y tiene los días contados - es el presidente de turno de la UE. Y parece que es el único de los 28 estados de la UE que tiene las cosas más o menos claras: dijo ante el parlamento europeo que el camino que ha escogido Obama para nacionalizar de facto la banca y las empresas en apuros es "el camino hacia el infierno." Tenía tanta razón, que en seguida la UE y el gobierno checo intentaron suavizar su afirmación y echaron la culpa en los traductores. Tradujeron bien. Lo que pasa es que lo que tradujeron no gustaba. A veces las verdades son crudas.

Los más probable es que los europeos van a verse empujados a abrazar una solución al estilo Obama este fin de semana. "Obamizar" la economía significa para los próximos años índices de inflación de DOS dígitos. Seamos más claros todavía: es el saqueo institucionalizado y legalizado de los ciudadanos por parte de sus gobiernos.

Apuesto que tengo razón en lo que acaba de escribir. Sino - y lo prometo públicamente - pediré disculpas a Obama por escrito y en carta certificada y además le pediré otra cosa: consejo como invertir mejor mi patrimonio. Y de paso le regalaré una moneda de oro.

No hay comentarios: