Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

DESINFORMACIÓN NAVIDEÑA

Es sobradamente conocido que una información falsa no se convierte en verdadera sólo por repetirla mil veces. Pues hay incluso informaciones que se han repetido durante siglos. Muchos las creen. Pero no son ciertas. Algunos ejemplos:

1. Los tres reyes magos nunca han existido.

Primero: los únicos documentos antiguos de su historia no dicen en ningún momento que fueran tres.
Segundo: No eran reyes. La palabra griega habla de "magoi". No eran magos, como la palabra podría sugerir, ni tampoco reyes. Los "magoi" eran originalmente una tribu de los medos, hoy más conocido como kurdos. Desde los tiempos más remotos, esta tribu se dedicaba a observar las estrellas. Por supuesto, se mezclaban astronomía y astrología, pero por algún fenómeno estelar desconocido, estos astrónomos tempranos entendieron lo que estaba escrito en el cielo. Las escrituras hebreas antiguas dicen que uno de ellos, Balaam, dio ya el segundo milenio antes de Cristo una profecía sobre una estrella (Números 24:17).
Tercero: Cuando llegaron a Belén (realmente se llama Beth Lejem = casa del pan)no llegaron solos, sino probablemente con un séquito de centenares de personas, tantos que el rey Herodes había temido una invasión del este en toda regla.

2. Los "reyes magos" nunca llegaron a ningún establo.

El historiador Mateo nos cuenta que llegaron dos años después del nacimiento de Jesús a una CASA (Mateo 2:11). Esta es la razón por la cual Herodes mandó matar a todos los niños de la aldea menores de 2 años.

3. El abeto no es un símbolo pagano

Todo lo contrario. La historia del abeto, como la conocemos hoy, nace en la casa de Martín Lutero. Para él, el pino simbolizaba esperanza y vida. Los adornos del abeto tienen su origen en representaciones del árbol de la vida del jardín del Edén, en el contexto de los teatros navideños de la Edad Media.

Hay muchos más mitos navideños que se despejan fácilmente cuando la gente lee los documentos relevantes recogidos en la Biblia. (Mateo capítulo 1 y 2 y Lucas capítulo 2).

Feliz Navidad.

No hay comentarios: